"Que no haya nada en tí que no sea lo que de tí se espera" (San Juan María Vianney)

domingo, 31 de octubre de 2010

Reflexionando el Evangelio - Domingo XXXI del Tiempo Ordinario


Queridos Hermanos:

La figura de Zaqueo es como un llamado de atención, es el ejemplo de alguien dispuesto a todo por Jesús. Y que conste que no lo digo porque estuvo dispuesto a subirse al sicómoro, sino por la actitud de tensión constante, en busca del Señor.

San Lucas lo hace notar a través de los verbos con los que describe la energia de Zaqueo: "se adelanto corriendo"; "se apresuró a bajar y lo recibió con alegría". Y luego su reacción casi automática cuando decide dar muestras claras de su conversión dando la mitad de sus bienes a los pobres y retribuyendo a quienes hubiese perjudicado.

¡No te quedes sentado ahí!¡Abrele la puerta!
Ya alguna vez les había compartido el pensamiento de "Quien da pronto, da dos veces". Creo que define claramente la actitud de este hombre. Cuánta energia, cuánta disponibilidad, cuánto deseo de encontrar y unirse a Jesús. Nada lo detuvo: ni su estatura, ni los perjuicios de la gente, ni la conciencia de su pecado. Todo era poca cosa frente a la posibilidad de conocer al Mesías, de recibir el perdón.

Hoy vivimos en una cultura que promueve la indiferencia. Estamos tan saturados de todo, que ya nada nos mueve, nada nos maravilla. Hasta los niños que siempre se caracterizaron por su alegría, su capacidad de fantasear, de inventar juegos, ahora casi que nacen aburridos. Esta indiferencia o desinterés generalizado nos vuelve lentos, fríos, incapaces de reaccionar frente a lo bello y grande de la vida. Y ni hablar de la reacción frente a un desafío o un problema. Somos parte de una generación que se debate entre la frustración y el aburrimiento.

Sólo Dios hace nuevas todas las cosas, sólo en Él toda nuestra vida cobra sentido. Jesús vino para darnos una vida abundante, plena, pero debemos movernos para alcanzarla. Zaqueo podía haberse quedado en el suelo, lamentándose por ser de baja estatura, pero decidió subir al árbol. Había algo en él que lo impulsaba, que lo movía. Y es que Dios ya estaba actuando en él y se dejó llevar de su inspiración.

Hoy Jesús nos invita a imitar a Zaqueo. Basta de estarnos quietos, pasivos en una indiferencia que nos vuelve inertes. Salgámos al encuentro del Señor que nos espera en su Iglesia. Sólo Él nos dará la alegría de quien se sabe amado, la plenitud de quien vive con un objetivo claro. Para quien encuentra a Jesús, esta vida es un anticipo del Cielo.
Hasta el mismo Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

¿Por què debemos orar ? IV - De la carta de san Agustín, obispo, a Proba

NO SABEMOS PEDIR LO QUE NOS CONVIENE

Quizá me preguntes aún por qué razón dijo el Apóstol que no sabemos pedir lo que nos conviene, siendo así que podemos pensar que tanto el mismo Pablo como aquellos a quienes él se dirigía conocían la oración dominical.

Porque el Apóstol experimentó seguramente su incapacidad de orar como conviene, por eso quiso manifestarnos su ignorancia; en efecto, cuando en medio de la sublimidad de sus revelaciones le fue dado el aguijón de su carne, el ángel de Satanás que lo abofeteaba, desconociendo la manera conveniente de orar, Pablo pidió tres veces al Señor que lo librara de esta aflicción. Y oyó la respuesta de Dios y el porqué no se realizaba ni era conveniente que se realizase lo que pedía un hombre tan santo: Te basta mi gracia, que en la debilidad se muestra perfecto mi poder.

Ciertamente, en aquellas tribulaciones que pueden ocasionarnos provecho o daño no sabemos cómo debemos orar; pues como dichas tribulaciones nos resultan duras y molestas y van contra nuestra débil naturaleza, todos coincidimos naturalmente en pedir que se alejen de nosotros. Pero, por el amor que nuestro Dios y Señor nos tiene, no debemos pensar que si no aparta de nosotros aquellos contratiempos es porque nos olvida; sino más bien por la paciente tolerancia de estos males esperemos obtener bienes mayores, y así en la debilidad se muestra perfecto su poder. Esto, en efecto, fue escrito para que nadie se enorgullezca si, cuando pide con impaciencia, es escuchado en aquello que no le conviene, y para que nadie decaiga ni desespere de la misericordia divina si su oración no es escuchada en aquello que pidió y que, posiblemente, o bien le sería causa de un mal mayor o bien ocasión de que, engreído por la prosperidad, corriera el riesgo de perderse. En tales casos, ciertamente, no sabemos pedir lo que nos conviene.

Por tanto, si algo acontece en contra de lo que hemos pedido, tolerémoslo con paciencia y demos gracias a Dios por todo, sin dudar en lo más mínimo de que lo más conveniente para nosotros es lo que acaece según la voluntad de Dios y no según la nuestra. De ello nos dio ejemplo aquel divino mediador, el cual dijo en su pasión: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz, pero, con perfecta abnegación de la voluntad humana que recibió al hacerse hombre, añadió inmediatamente: Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Por lo cual, entendemos perfectamente que por la obediencia de uno solo todos quedarán constituidos justos.

viernes, 29 de octubre de 2010

Reportaje del Diario Expreso

Formación en la Universidad de la Santa Cruz

Sacerdotes ecuatorianos cursan periodismo en Roma

Los religiosos César Piechestein y Freddy Naranjo están becados por Adveniat de Alemania a través de la Conferencia Episcopal del Ecuador.



Foto: Rosa Elena Gordillo / Expreso

Universidad. Los sacerdotes César Piechestein (fondo) y Freddy Naranjo, junto a Karina Alarcón durante una investigación en la biblioteca.

En bicicleta o a pie, miles de personas se movilizan diariamente en Roma. Esto es común en la ciudad cuna del catolicismo, pero causa sorpresa a los latinos ver a un religioso con sotana trepado sobre un vehículo de 2 llantas, rumbo a la universidad para estudiar Periodismo.

Hace más de una década, cuando el actual arzobispo de Guayaquil, monseñor Antonio Arregui era obispo de Ibarra (1995-2003), advirtió de la necesidad de contar en el seno de la Iglesia católica del país, con religiosos especializados en Comunicación Social Institucional.

Entonces dispuso el envío del sacerdote de esa diócesis, Jaime Terán a Roma, para que estudie Comunicación Social.

Actualmente en esa ciudad de la provincia de Imbabura hay un canal de televisión, (TVNorte), una radio (sede de radio Católica) y un periódico, auspiciados por Arregui y Terán.

La primera autoridad eclesial del Puerto Principal busca ahora repetir esos logros en Guayaquil, con el envío de otros 2 religiosos a estudiar periodismo en la Universidad de la Santa Cruz, en la llamada Ciudad Eterna.

Uno es el padre César Piechestein, guayaquileño de 35 años, ordenado hace 9, quien por su carisma y liderazgo es el “capo” entre sus compañeros. El término suena inapropiado a los latinos, pero para los italianos significa guía.

El padre César llegó a Roma hace un año y aunque al principio no le fue fácil aprender el idioma, actualmente lo domina. Y es que los alumnos de ese centro pontificio no tenían otra opción, pues las clases se dictan en italiano. “Gracias a Dios se parece al español”, comenta mediando una sonrisa.

El padre Freddy Naranjo (36) es el otro ministro de la Iglesia que estudia en Roma. Pertenece a la diócesis de Latacunga y llegó a Italia hace 3 meses.

Para los sacerdotes y religiosas el pénsum es de 3 años; pero para los laicos es de cinco (incluido Filosofía y Teología).

Con esta formación, la Iglesia ecuatoriana busca fortalecer la parte comunicacional, pero no solo en lo pastoral, si no, “prepararse para representar a una institución en este caso a una diócesis, como cualquier empresa”, coinciden los presbíteros.

La capacitación es ofrecida por la Universidad de la Santa Cruz a hombres de Iglesia y religiosas ecuatorianos mediante becas otorgadas por la fundación Adveniat de Alemania a través de la Conferencia Episcopal del país.

La subvención cubre todos los gastos, incluyendo estadía y alimentación. La mayoría de sacerdotes lleva vida de seminarista, pues viven en colegios o casas eclesiales cercanas a la universidad (junto a la Plaza Navona).

En las aulas de solo 20 alumnos donde el 50% es religioso (de distintas partes del mundo), reciben Ética en la información e Historia del Cine.

Entre los laicos (con aprobación eclesial) está Karina Alarcón, graduada en la Universidad San Francisco de Quito, quien a diferencia de los 2 sacerdotes, cubre sus gastos trabajando en la biblioteca universitaria y dando clases de ballet.

Las clases son en la mañana y tarde. La responsabilidad de los curas es el estudio, lo pastoral es opcional, aunque Piechestein y Naranjo sirven en la iglesia Santa María In Vía, donde se reúne la comunidad ecuatoriana a venerar a la Virgen del Quinche que tiene su propio altar.


Rosa Elena Gordillo

jueves, 28 de octubre de 2010

¿Por què debemos orar ? III - De la carta de san Agustín, obispo, a Proba

Quien dice, por ejemplo, como mostraste tu santidad a las naciones, muéstranos así tu gloria y que tus profetas sean hallados fieles, ¿qué otra cosa dice sino santificado sea tu nombre?

Quien dice: Dios de los ejércitos, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve, ¿qué otra cosa dice sino venga tu reino?

Quien dice: Asegura mis pasos con tu promesa, que ninguna maldad me domine, ¿qué otra cosa dice sino hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo?

Quien dice: No me des pobreza ni riqueza, ¿qué otra cosa dice sino danos hoy nuestro pan de cada día?

Quien dice: Señor, tenle en cuenta a David todos sus afanes, o bien: Señor, si soy culpable, si hay crímenes en mis manos, si he causado daño a mi amigo, ¿qué otra cosa dice sino perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden?

Quien dice: Líbrame de mi enemigo, Dios mío; protégeme de mis agresores, ¿qué otra cosa dice sino líbranos del mal?

Y si vas discurriendo por todas las plegarias de la santa Escritura, creo que nada hallarás que no se encuentre y contenga en esta oración dominical. Por eso, hay libertad de decir estas cosas en la oración con unas u otras palabras, pero no debe haber libertad para decir cosas distintas.

Esto es, sin duda alguna, lo que debemos pedir en la oración, tanto para nosotros como para los nuestros, como también para los extraños e incluso para nuestros mismos enemigos, y aunque roguemos por unos y otros de modo distinto, según las diversas necesidades y los diversos grados de familiaridad, procuremos, sin embargo, que en nuestro corazón nazca y crezca el amor hacia todos.

Aquí tienes explicado, a mi juicio, no sólo las cualidades que debe tener tu oración, sino también lo que debes pedir en ella, todo lo cual no soy yo quien te lo ha enseñado, sino aquel que se dignó ser maestro de todos.

Hemos de buscar la vida dichosa y hemos de pedir a Dios que nos la conceda. En qué consiste esta felicidad son muchos los que lo han discutido y sus sentencias son muy numerosas. Pero nosotros, ¿qué necesidad tenemos de acudir a tantos autores y a tan numerosas opiniones? En las divinas Escrituras se nos dice de modo breve y veraz: Dichoso el pueblo cuyo Dios es el Señor. Para que podamos formar parte de este pueblo, llegar a contemplar a Dios y vivir con él eternamente, tenernos aquella exhortación cuyo objetivo no debe ser otro que promover la caridad que proviene de un corazón sincero, de una conciencia recta y de una fe sin fingimiento.

Al citar estas tres propiedades se habla de la conciencia recta aludiendo a la esperanza. Por tanto, la fe, la esperanza y la caridad conducen hasta Dios al que ora, es decir, a quien cree, espera y desea, al tiempo que descubre en la oración dominical lo que debe pedir al Señor.

martes, 26 de octubre de 2010

La revelación del secreto - Sesentésimo Informe Cesarial

Mis inestimables ALA :

Pues con este sumamos ya sesenta informes y que nadie me diga que no los tengo al día. A veces me pongo a pensar si realmente tiene fruto esta tarea semanal. Creo que termina siendo parte de mi entrenamiento porque me obliga a reportar, a sacar fotos y a ser disciplinado. Espero que cuando sea viejito me sirvan para recordar y entretenerme, sentado en una mecedora y con una buena caja de bombones. Sesenta informes representan el mismo número de semanas desde que inició esta nueva etapa de mi vida. Gracias por seguir leyendo ...

La bienvenida a los novatos
El año pasado, por estas mismas fechas, apenas nos estrenábamos como estudiantes de Comunicación Institucional. Ahora ya estamos en segundo año pero dicen que la vaca debe recordar cuando fue ternera. Y cierto es que en aquellos tiempos (parece que hubiesen pasado muchos años) estábamos llenos de nervios y ansiedades (lo que no significa que ahora no lo estemos). Nos pareció buena idea organizarles una fiesta de bienvenida a los novatos del primer año. Hicimos la "vaca" de un euro por cabeza, para comprar alguna cosita. Lo que salía más económico y alcanzaba para todos eran las manzanas, así que ese fue el plato principal. Hubieron también caramelos y globos. Nuestro Aldemago nos deleitó con su show "Il amore di Dio é infinito" (el amor de Dios es infinito). Tuvimos también la presentación de cada uno, nuevos y viejos y hasta el sorte de un libro. Nos la pasamos muy bien y creo que ahora estamos construyendo con ellos nuevas amistades. Así no se sienten solos !!!

Visitando a la Madre María del Carmen
Todavía no hemos logrado reunirnos con los seminaristas. La mayor dificultad son los horarios. Yo tengo clases los lunes hasta casi las siete de la noche, y los demás días se les complica a los seminaristas. Sin embargo , el miércoles fui al Nazaret a visitar a la Madre María del Carmen. La puse al día de los últimos acontecimientos, entre ellos la noticia de la ordenación de Andrés. También ella me compartió los nuevos proyectos que llevan adelante como comunidad, para promover la devoción a Jesús Sacramentado. Como ya se imaginarán aproveché para apuntarme, así también doy mi empujoncito. Me alegró mucho ver que en la Iglesia no estaba ya sólo las hermanas. Estaban también acompañando al Señor un jóven seminarista y una muchacha. Poco a poco y con la gracia de Dios, se irán uniendo más personas para darle compañía al Abandonado.

Buscando un asesor
Con respecto a los estatutos la cosa no está tan clara. El padre rector de mi colegio me dijo que era necesario que consiguiera un asesor. Como se trata de un hacer un documento jurídico y yo no soy especialista en Derecho Canónico (fue mi materia con las notas más bajas en el seminario) sin ayuda no podré hacer algo que valga la pena. Ahora todavía no he conseguido a la persona adecuada, pero ya me recomendaron a alguien que está especializado en éstas cosas. Recen para que esté dispuesto a darme una mano.

Un secreto bien guardado
Hace unas semanas les comenté en el facebook que tenía un secreto. Quise guardarlo hasta que fuese realidad, para no crear ilusiones que luego no llegaran a más. Desde que vivo por acá no he podido hacer pastoral. He servido en el ministerio, a través de la Misa y las confesiones, pero de grupos, catequesis o cosas por el estilo, nada. Claro por un lado el obstáculo de la lengua (y no es que ahora la hable perfectamente) y por otro la ausencia de oportunidades. Con la despedida de Gallinaro me quedé con más tiempo a mi disposición, claro que siempre en la parroquia. Así que le propuse al párroco, Don Antonio, que me dejara hacer pastoral. Pensé que quizás se opondría, porque no es para eso que me lleva a Canneto, pero Dios quiso que estuviese completamente de acuerdo. Mi nuevo destino es la parroquia San Lorenzo en Picinisco (foto).

Mis catequizandos rebeldes
Desde el sábado pasado soy, nuevamente, catequista. Tengo a los del segundo nivel de la confirmación. Once muchachos de entre 12 y 13 años, la etapa más difícil. Hace tiempo que no me tocaba un grupo de esta edad y la verdad es que ya me tocó hacer alguna aclaración. Uno de ellos, al que conozco desde hace algunos meses, no para de hablar y de hacer bromas. Samuel tiene doce años y es un gordito de los más simpático, hasta que lo tienes como catequizando. Creo que tendré que hablar con los papás, aunque ya me adelantaron que en el colegio no lo pueden ver. En fin, sarna con gusto no pica.

El consuelo juvenil
También pude iniciar un grupo de jóvenes. La primera reunión fue un éxito. Iniciamos puntualmente y asistieron 10 muchachos, todos entre 14 y 17 años. Tres venían de otra parroquia, de tal manera que ni Don Antonio los conocía. Al parecer quedaron muy contentos. Espero que regresen el próximo sábado y ojalá traigan a sus amigos. Les pongo las dos fotos: una conmigo y la otra con Don Antonio, donde se reían más porque les dije que dijeran "caca". Es mágica la palabra, porque da como resultado sonrisas espontáneas (no revelen mi secreto).

En adoración sabatina
Para cerrar mis jornadas sabatinas con broche de oro, tendremos la adoración eucarística. Una hora en companía de Jesús Sacramentado y cada sábado en una capilla distinta (ya saben que por acá hay muchas). Claro que siempre dentro de la parroquia de Picinisco. El sábado nos fue bien, estuvieron doce personas, aunque yo esperaba un poco más. Espero que poco a poco se vayan enamorando más del Sagrario y crezca el compromiso y, por qué no, el número de los asistentes.

Ahora si una nueva vida !!!
Este ha sido un regalo maravilloso para mi. La verdad es que estoy convencido de que este será un año todavía mejor que el anterior. La pastoral era la pieza que le faltaba a mi rompecabezas, así que es como que ahora sí empiezo una nueva vida por acá. Igual me faltan ustedes, pero creo que con ellos podré sentirme completo durante los dos años que me quedan en Italia.

Bueno, aún me queda algo de tinta en el tintero, pero mejor lo dejo para el próximo informe. Les dejo también la foto de las últimas flores de este año, porque el otoño nos está enfriando rápidamente. Denles mis saludos a todos los que me conocen y en especial a los que me extrañan. Yo rezo por todos y en especial por los que me lo piden, los extraño cada día y los abrazo espiritualmente.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

Sin Pelos en la Lengua - Los hijos del Divorcio (parte I )

No es mi deseo estigmatizar a quienes les ha tocado vivir la dura experiencia del divorcio, pero sí ser el portavoz de tantos niños y niñas que deben cargar con esta cruz. No soy el primero y espero no ser el último que meta el dedo en esta llaga que es el divorcio y lo hago con la esperanza de que podamos comprender mejor a las principales víctimas, que son los hijos.

Muchas veces he afirmado que los niños son como de plástico. Se caen, vuelan y aterrizan sin que les pase gran cosa. Pero lo que les sobra de resistencia física, les falta en lo que se refiere a resistencia sicológica y afectiva. Así de fácil como es dibujarles una sonrisa en el rostro, también los podemos hacer llorar. No hay nada más frágil que los sentimientos de un niño.

Si a esta premisa le unimos el testimonio de tantos pequeños que, no sólo han perdido su sonrisa, sino sufrido un completo trastorno de su personalidad, podremos entender en algo el efecto devastador del divorcio en los niños.

Mucho se ha hablado de las consecuencias en la disciplina o en el rendimiento académico, aspectos en los que hoy no intento profundizar. Sin embargo siempre me ha parecido más dañino el cambio de personalidad, porque deja secuelas permanentes.

Dicen los entendidos que en los primeros años de vida se forjan el carácter, la personalidad y otros aspectos esenciales que definirán lo que será ese individuo el resto de su vida. ¿Cómo se pueden permitir quienes le dieron la vida, el negarle su derecho de crecer en una familia constituida, con un padre y una madre, con cariño y seguridad?. Y así como son de importantes los primeros, lo son también lo que vendrán después: la pre-adolescencia y la adolescencia son tiempos también trascendentales.

Ya sé que muchos me estarán queriendo meter delante los consabidos argumentos que hacen “imposible” que los padres sigan conviviendo. Sepan que me tienen sin cuidado. Como padres de familia perdieron ya la opción de pensar sólo en sí mismos. Su objetivo ya no puede ser buscar su propia satisfacción o conveniencia. Decidieron asumir la misión de la paternidad y por tanto esa es ahora su prioridad. No se la puede dejar de lado.

Ya va siendo hora de recordar el auténtico valor del matrimonio, de la familia. Quienes hemos crecido en un hogar integrado, sabemos que no existen las familias perfectas ni el amor idílico, pero conocemos lo que significa el compromiso y la misión de los padres . Sólo se puede hacer y entender con la ayuda de Dios y el auténtico amor a los hijos.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

viernes, 22 de octubre de 2010

Reflexionando el Evangelio - Domingo XXX del Tiempo Ordinario

Queridos Hermanos:

Dios no es complicado, pero nosotros muchas veces nos complicamos la vida y pensamos en complicarlo a Él. Cuando se trata de orar Jesús nos da en la oración del publicano, una síntesis de la oración auténtica, aquella que llega a conmover a Dios. Mientras el fariseo, después de su larga exposición, regresó a su casa tal como había salido, el publicano volvió justificado, es decir perdonado, reconciliado con Dios, gozando nuevamente de su amistad.

"Oh Dios, ten piedad de mi, que soy un pecador", clara y contundente oración. Creo que podemos sacar de esta frase tres ideas, que serían las características propias de la oración auténtica.

Al decir "Oh Dios" el publicano reconoce que es al Creador, al Todopoderoso, a quien se está dirigiendo. No podemos nunca olvidar esta verdad. Cuando nos ponemos en oración debemos de tener siempre presente que es a Dios a quien nos vamos a dirigir. Él está presente y atento, pero no es cualquier persona, es nuestro Padre, es el Redentor, es el Santificador, es la Santísima Trinidad que escucha nuestro ruego. Tener esto presente nos dará la actitud correcta, la devosión necesaria y la reverencia que Dios merece.

"Ten piedad de mi" es la segunda parte. Varias veces le dirigieron a Jesús esta frase. Los leprosos, el ciego Bartimeo y tantos otros que le salieron al encuentro. Tenían fe en Él, sabían que Él les podía socorrer es su situación, en su necesidad. Nunca dejó Jesús a nadie con las manos extendidas. No hace falta hacer la lista de nuestras necesidades, para Él que conoce hasta el número de los cabellos de nuestra cabeza, eso no es necesario. Basta con hacerle saber que todo lo esperamos de Él.

"Que soy un pecador". Concluye el publicano haciendo un reconocimiento de su propia persona. Quien soy yo delante de Dios sino un pecador, una creatura que ha sido infiel tantas veces, que no sabe amar a su Dios como se merece. Implícito en ese reconocimiento está la petición de perdón. Si quiero ser recibido, si quiero ser escuchado y perdonado, debo reconocer mi poquedad, como la pecadora que con sus lágrimas bañó los pies de Jesús. Sin palabras, pero con ese gesto concreto, mostró junto a su arrepentimiento, también su amor.

Sabemos perfectamente cual es la importancia, o más bien la necesidad que tenemos de orar. Hoy Jesús nos enseña a orar bien, a hacer de nuestra oración un momento de encuentro con Dios, de diálogo profundo. Él nos hablará al corazón, basta querer escuchar.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

jueves, 21 de octubre de 2010

Noticia Importante: El Papa habla al embajador del Ecuador

Ecuador: El Papa pide que se asegure la enseñanza religiosa escolar Al recibir al nuevo embajador del país ante la Santa Sede

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 22 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- El Papa defendió el derecho a la enseñanza religiosa escolar en Ecuador, que la ley prevé también en los colegios del Estado, así como el respeto a la identidad y autonomía de las instituciones educativas católicas.

Lo hizo este viernes al recibir en el Vaticano al nuevo embajador de Ecuador ante la Santa Sede, Luis Dositeo Latorre Tapia, con motivo de la presentación de sus Cartas Credenciales.

“Los padres tienen que contar con que la libertad de educación sea promovida también en las instituciones docentes estatales, donde la legislación seguirá asegurando la enseñanza religiosa escolar en el marco curricular correspondiente a los fines propios de la escuela en cuanto tal”.

También destacó que “la Autoridad pública ha de garantizar el derecho que asiste a los padres, tanto de formar a sus hijos según sus propias convicciones religiosas y criterios éticos, como de fundar y sostener instituciones docentes”.

“En esta perspectiva -dijo-, es también importante que la autoridad pública respete la identidad específica y la autonomía de las instituciones educativas y de la universidad católica, en consonancia con el modus vivendi, suscrito hace más de setenta años entre la República del Ecuador y la Santa Sede”.

Benedicto XVI recordó al embajador que “una de las grandes metas que vuestros conciudadanos se han propuesto es la de lograr una amplia reforma del sistema educativo”.

En este sentido, indicó que “la Iglesia en Ecuador tiene una fructífera historia en el área de la instrucción de la niñez y juventud”.

“Es de justicia que no se ignore esta ardua tarea eclesial, ejemplo de sana colaboración con el Estado -afirmó-. Antes bien, la comunidad cristiana desea seguir poniendo su larga experiencia en este campo al servicio de todos”.

“Por ello, tiene su mano abierta para concurrir a la elevación del nivel cultural, que constituye un desafío prioritario para el recto progreso humano, lo cual reclama al mismo tiempo aquella libertad sin la cual la educación dejaría de ser tal”, añadió.

Sobre el tema de la educación, el Pontífice destacó también que “la identidad más profunda de la escuela y la universidad no se agota en la mera transmisión de datos o informaciones útiles, sino que responde a la voluntad de infundir en los alumnos el amor a la verdad, que los conduzca hacia aquella madurez personal con que habrán de ejercer su papel de protagonistas del desarrollo social, económico y cultural del país”.

Promoción del desarrollo
En un sentido más amplio, recordó “cuántos beneficios puede aportar la fe católica a la promoción de todas aquellas iniciativas que dignifican a la persona y perfeccionan la sociedad”.

Y señaló que la Iglesia “en el cumplimiento de su misión específica, no busca privilegio alguno; sólo quiere incrementar cuanto contribuya al desarrollo integral de las personas”.

También indicó que la comunidad eclesial “secunda el esfuerzo que las autoridades ecuatorianas vienen llevando a cabo en estos últimos años para redescubrir los cimientos de la propia convivencia democrática, fortalecer el Estado de derecho y dar nueva pujanza a la solidaridad y la fraternidad”.

Y confesó que reza para “que el bien común prevalezca sobre los intereses de partido o de clase, el imperativo ético sea punto de referencia obligatorio de todo ciudadano, la riqueza sea equitativamente distribuida, y los sacrificios se compartan por igual y no graven únicamente sobre los más menesterosos”.

Persona: alma y cuerpo

En referencia a la realidad de Ecuador, destacó su “filigrana de raras bellezas paisajísticas” y “el rosario de cualidades que adornan a los ecuatorianos, gente hospitalaria y emprendedora, que reconoce que no hay progreso justo ni bien común universal sin el bien espiritual y moral de las personas, consideradas en su totalidad de alma y cuerpo”.

Y sobre esto último, recordó que “la historia enseña que el desconocimiento o tergiversación de esta verdad sobre el hombre es a menudo el pórtico de injusticias y totalitarismos”.

Benedicto XVI también destacó que “las autoridades ecuatorianas prestarán un gran servicio” acrecentando el patrimonio humano y espiritual del país “como la defensa de la vida desde su concepción hasta su declive natural, la libertad religiosa, la libre expresión del pensamiento, así como las demás libertades civiles, por ser éstas la auténtica condición para una real justicia social”.

“Ésta, a su vez, no podrá afirmarse sino a partir del apoyo y tutela, también en términos jurídicos y económicos, de la célula original de la sociedad, que no es otra que la familia establecida sobre la unión matrimonial de un hombre con una mujer”, continuó.

Y añadió: “De fundamental trascendencia también serán aquellos programas destinados a erradicar el desempleo, la violencia, la impunidad, el analfabetismo y la corrupción”.

Función de los pastores
Finalmente, afirmó que “en la consecución de estos loables objetivos, los pastores de la Iglesia son conscientes de que no han de entrar en el debate político, proponiendo soluciones concretas o imponiendo el propio comportamiento”.

“Pero tampoco pueden ni deben permanecer neutrales ante los grandes problemas o aspiraciones del ser humano, ni ser indolentes a la hora de luchar por la justicia”, reconoció.

“Con el debido respeto a la pluralidad de opciones legítimas -destacó-, su papel consiste más bien en iluminar con el Evangelio y la Doctrina social de la Iglesia las mentes y las voluntades de los fieles, para que escojan con responsabilidad las decisiones encaminadas a la edificación de una sociedad más armónica y ordenada”.

lunes, 18 de octubre de 2010

Je ne sais pas - Cincuentésimo Noveno Informe Cesarial

Carísimos ALA:

No crean que estoy mezclando los idiomas. San Pablo en sus cartas y más de una vez les decía carísimos a los cristianos. Seguro que porque los quería mucho y también para recordarles que Jesús nos compró a un precio muy alto : su sangre. Así que no se sorprendan de que les llame carísimos. Esta no ha sido una semana fuera de los común, pero trae alguna noticia que compartir como de costumbre.

Nos tocó cerrar la universidad
La verdad es que no es bueno quejarse pero este lunes nos sacaron el jugo. Resulta que además de tener clases toda la mañana, nuestros queridos coordinadores de estudio nos han alargado la jornada estudiantil hasta cuarto para las siete de la noche. No se podía hacer hasta más tarde porque a esa hora cierran la universidad. Resulta que sin tener en cuenta que la mayoría de los estudiantes somos sacerdotes y por lo tanto el fin de semana nos lo pasamos haciendo pastoral, nos han organizado unos lunes a full. Ni les cuento en que condiciones estábamos después de haber recibido ocho horas de clases. Esperemos que para el segundo semestre nos mejoren la organización o hasta entónces ya nos hayamos acostumbrado al ritmo.

La reelección del delegado
El miércoles a la primera hora nos tocó ejercer el derecho al voto. Debíamos de elegir al delegado, al vicedelegado y al consejero. Luego de ningún tipo de campaña y de las explicaciones del profesor delegado, se procedió a la votación. Como no hubo la mitad más uno en ninguno de los tres cargos, pasamos a una segunda vuelta. El resultado quedó así: como delegado fue reelegido un servidor, como vicedelegada Corinne y como consejero Álvaro. Así que estamos ya listos para enfrentar las responsabilidades que esto implica. Pronto serán las elecciones de los delegados de la facultad ... así que ya les contaré como termina la telenovela democrática universitaria.

En francés aunque sea al revés
Habiendo terminado el estudio del inglés y con el italiano en práctica, me decidí a estudiar el francés. Se preguntarán el por qué y la respuesta es simple: me gusta como suena. Estoy seguro que más adelante no tendré ni el tiempo, ni la oportunidad de aprenderlo, así que puse manos a la obra. Una gran ventaja es que el instituto está ubicado justo entre mi casa y la universidad, así que más facil no me la podían poner.

La primera lección "niente"
El jueves tuve mi primera lección. Es la primera vez que me toca estudiar con un grupo donde la mayoría son italianos. Asisten también un coreano, una norteamericana, uno de Sri Lanka y un sacerdote mexicano amigo mío y también alumno de la universidad. Los demás, excepto el profesor que es francés, son todos italianos. La siguiente sorpresa fue cuando comenzaron un ejercicio y pude ver que más o menos se defendían. Cuando me tocó a mi, tuve que explicarle al profesor (en italiano) que yo de francés no entendía "niente" (que significa nada). La respuesta del soprendido maestro fue "¿Proprio niente?" (de verdad nada?) y yo le confirmé "niente". As+i que el pobre como que se resignó.

Reviviendo recuerdos estresantes
Mi estimado profesor (todavía no sé cómo se llama) va como a carreras. Lo peor es que más que correr es como que salta. Hace un desórden en la pizarra que sólo él entiende. Además tiene una letra tipo geroglífico y resulta que existen algunos signos en la lengua francesa, que nosotros no usamos. Ni les cuento lo que he sudado en mi primera lección. Cada vez que me tocaba hablar, me venía una onda de calor. Y la pronunciación es otro dolor de cabeza !!! La verdad es que me ha tocado revivir mis tiempos con Claudia, la profesora de italiano que nos estresó durante todo un mes. La ventaja es que ahora las clases de francés son sólo dos veces por semana, lo que me da tiempo para recueprar las fuerzas y templar los nervios.

Almorzando con María
El viernes fui a almorzar con María y Lucía. A las pobres el otoño las ha tratado mal, como a muchos, y están bastante resfriadas. Nos la pasamos muy bien. Comimos y charlamos y hasta vimos un rato la televisión. Nada fuera de lo común, pero ya saben que hay magia en lo cotidiano.

Un blog per tutti
He lanzado el día de ayer un nuevo blog. Algunos de mis amigos italianos y otros que aunque no son italianos lo hablan y no conocen el español, me habían sugerido escribir uno en esa lengua. La verdad es que no me siento muy seguro de mi italiano, pero dicen que a nadar se aprende echándose al agua, así que me aventé. Lo titulé "Vangelo per tutti" (Evangelio para todos) y tendrá la homilía dominical como plato principal. Espero que les hagan saber a todos sus amigos que hablan italiano de la existencia de este blog.

Mal fotógrafo
Esta semana, como fotógrafo, me comí la camisa. Pero aprovecho la oportunidad para compartirles unas fotos que me han hecho llegar. Tienen a Nicolás Piechestein comiendo arróz, a Luciana Piechestein mostrándo su sonrisa al cumplir sus cuatro meses de vida y por último a mi saludable Cristóbal Jácome, ya restablecido y con sus libras recuperadas. Seguro los disfrutarán tanto como yo.

Me despido por esta semana y espero que ustedes también vean la mano providente de Dios en los momentos buenos de sus vidas y también su mano protectora en los momentos difíciles. Dios está siempre y sus manos aferran las nuestras. Nunca las suelten !!!
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

domingo, 17 de octubre de 2010

¿Por què debemos orar ? II - De la carta de san Agustín, obispo, a Proba

A nosotros, cuando oramos, nos son necesarias las palabras: ellas nos amonestan y nos descubren lo que debemos pedir; pero lejos de nosotros el pensar que las palabras de nuestra oración sirvan para mostrar a Dios lo que necesitamos o para forzarlo a concedérnoslo.

Por tanto, al decir santificado sea tu nombre nos amonestamos a nosotros mismos para que deseemos que el nombre del Señor, que siempre es santo en sí mismo, sea también tenido como santo por los hombres, es decir, que no sea nunca despreciado por ellos; lo cual, ciertamente, redunda en bien de los mismos hombres y no en bien de Dios.

Y cuando añadimos venga tu reino, lo que pedimos es que crezca nuestro deseo de que este reino llegue a nosotros y de que nosotros podamos reinar en él, pues el reino de Dios vendrá ciertamente, lo queramos o no.

Cuando decimos: Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo pedimos que el Señor nos otorgue la virtud de la obediencia, para que así cumplamos su voluntad como la cumplen sus ángeles en el cielo.

Cuando decimos: Danos hoy nuestro pan de cada día, con el hoy queremos significar el tiempo presente, para el cual, al pedir el alimento principal, pedimos ya lo suficiente, pues con la palabra pan significamos todo cuanto necesitamos, incluso el sacramento de los fieles, el cual nos es necesario en esta vida temporal, aunque no sea para alimentarla, sino para conseguir la vida eterna.

Cuando decimos: Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden nos obligamos a pensar tanto en lo que pedimos como en lo que debemos hacer, no sea que seamos indignos de alcanzar aquello por lo que oramos.

Cuando decimos: No nos dejes caer en tentación nos exhortamos a pedir la ayuda de Dios, no sea que, privados de ella, nos sobrevenga la tentación y consintamos ante la seducción o cedamos ante la aflicción.

Cuando decimos: Y líbranos del mal recapacitamos que aún no estamos en aquel sumo bien en donde no será posible que nos sobrevenga mal alguno. Y estas últimas palabras de la oración dominical abarcan tanto, que el cristiano, sea cual fuere la tribulación en que se encuentre, tiene en esta petición su modo de gemir, su manera de llorar, las palabras con que empezar su oración, la reflexión en la cual meditar y las expresiones con que terminar dicha oración. Es, pues, muy conveniente valerse de estas palabras para grabar en nuestra memoria todas estas realidades.

Porque todas las demás palabras que podamos decir, bien sea antes de la oración para excitar nuestro amor y para adquirir conciencia clara de lo que vamos a pedir, bien sea en la misma oración para acrecentar su intensidad, no dicen otra cosa que lo que ya se contiene en la oración dominical, si hacemos la oración de modo conveniente. Y quien en la oración dice algo que no puede referirse a esta oración evangélica, si no ora ilícitamente, por lo menos hay que decir que ora de una manera carnal. Aunque no sé hasta qué punto puede llamarse lícita una tal oración, pues a los renacidos en el Espíritu solamente les conviene orar con una oración espiritual.

sábado, 16 de octubre de 2010

Attenzione Amici Italiani !!!!

Vi faccio sapere che oggi ho cominciato un mio blog in vostra lingua.
Mi farà tanto piacere che mi lasciate i vostri commenti.
Chiedo scusa per la povertà del mio italiano.
Vi aspetto in: vangelopertutti.blogspot.com

Reflexionando el Evangelio - Domingo XXIX del Tiempo Ordinario

Queridos Hermanos:

La oración es a nuestra relación con Dios, lo que el diálogo es a nuestra relación con el prójimo. Si no la tenemos como prioridad en nuestra vida, jamás llegaremos a conocer al Señor. El viernes hemos celebrado la fiesta de Santa Teresa de Ávila, una de las más grandes místicas de la Iglesia. Fue gracias a la riqueza de su oración que hoy es doctora de la Iglesia y gracias a esa comunicación profunda con Dios que pudo dejarnos escritos extraordinarios y ser fundamento de la reforma católica.

Hoy el Evangelio nos recuerda dos grandes verdades sobre la oración: la perseverancia y el saber pedir.

La mujer de la parábola nos enseña cómo a través de su perseverancia pudo lograr ser atendida. Debemos comprender que a través de nuestra perseverancia logramos demostrar humildad y fe. Humildes porque no somos caprichosos ni impacientes. Sabemos que no somos dignos de respuestas instantáneas, que Dios no está para acatar disposiciones nuestras. Y junto a la humildad mostramos también nuestra fe, pues continuamos pidiéndole a Él y sólo a Él, porque reconocemos que nadie más tiene su poder. “A quién iremos Señor, sólo Tú tienes palabras de vida eterna”.

En segundo lugar, la mujer pedía justicia. No era una cosa superflua ni una simplicidad. Era algo importante y se lo pedía a la persona adecuada. Nosotros hemos de tener en cuenta este principio a la hora de pedir algo al Señor. Podemos aprender a pedir cuando la Iglesia pide. Las preces de la Misa son siempre una buena lección. Pedir cosas espirituales, pedir el bien mayor para todos.

Queridos amigos recordemos que Santa Teresita del Niño Jesús decía que la oración es la respiración del alma. No pensemos en ella sólo como un instante para pedir lo que nos parece necesario. Así como el cuerpo respira todo el tiempo, nuestra alma necesita respirar también. Que cada momento de nuestra vida está empapado por la oración. No sólo hemos de pedir, sino también agradecer, alabar, contemplar.

Termino recordándoles que así como la oración es la respiración del alma, la Eucaristía es su alimento. No descuiden la nutrición de sus espíritus. Cada día pueden regalarse con ese manjar de ángeles que los espera en cada Misa.
Hasta el Cielo.

P. Cèsar Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

miércoles, 13 de octubre de 2010

De vuelta a la Universidad - Cincuentésimo Octavo Informe Cesarial

Mis recordados ALA :

Por acá ya se va haciendo sentir el otoño. Mucho viento, las calles llenas de hojas y los arboles que van quedándose son ellas, los estorninos que de a poco se van haciendo ver en el cielo y un frío que apareció de repente. El tiempo sigue su marcha y el informe no se puede hacer esperar.

De regreso a clases
Según el cronograma de actividades el lunes 4 de octubre iniciaba el año lectivo. Se celebró una Santa Misa en la basílica de San Apolinar, que está junto a la universidad y luego la sesión solemne. Digo con sinceridad que como celebré la Misa en el hogar de ancianos y la sesión solemne del año pasado la tuvimos que ver en pantalla gigante, porque el aula magna quedó pequeña, decidí no asistir. Eso sí, el martes estuve puntualito, como niño bueno en su primer día de escuela. Fue emocionante el reencuentro con los compañeros, aunque no todos habían regresado. Algunos todavía de vacaciones, otros en su pasantía. Hubo una emoción digamos que agridulce, pues nuestra querida Kelly no regresó. La buena noticia es que su ausencia es consecuencia de que ingresó ya en el noviciado de su congregación. Más adelante continuará sus estudios en la universidad. Poco a poco irán también “apareciendo” los que nos faltan.

Compartiendo con los de primero
Una de las novedades este año de transición, pues ahora aumentan los años de estudio, es que ya no habrán materias opcionales (y yo que las había hecho todas para ganar los créditos). Entonces me toca recibir una materia junto a los que ingresaron a primero. El grupo es muy dinámico y creo que son mucho más avispados que nosotros. La mayoría habla muy bien el italiano y apenas comienza el año.

Otro ecuatoriano en Comunicación Institucional
Resulta que parece ser que nuestra Iglesia ecuatoriana se va dando cuenta de la importancia de la comunicación. Hoy precisamente nos lo recordaba un de nuestros profesores, para ser precisos el de “Comunicación Digital”. La Iglesia tiene como objetivo principal la comunicación pues debe comunicar el Evangelio y comunicar la Gracia. Si la Iglesia no comunica estaría traicionando su misión, iría en contra de su propia esencia. Así que aunque nuestra ciencia sea como la cenicienta dentro del campo de los estudios eclesiales, estamos convencidos de que es más bien prioritaria. Así que nuestra comunidad crece, pues entre los nuevos estudiantes de la facultad está otro ecuatoriano, el padre Fredy de la diócesis de Latacunga. Bien por Ecuador y por la Iglesia ecuatoriana.

A visitar las catacumbas
El curso que comparto con los de primero es el de “Arte Sacro”. Nuestro profesor decidió que la cuarta lección debía de ser donde se pintaron las primeras imágenes del cristianismo. Así que nos llevó a las catacumbas de Priscila. Un detalle interesante (entre tantos) es que lejos de lo que se dice comúnmente, los primeros cristianos no se escondían en las catacumbas. Eran, eso sí, grandes cementerios y conservaban allí hasta el siglo noveno aproximadamente, las reliquias de muchísimos mártires. Éstas fueron luego trasladadas a las Iglesia romanas, pues las catacumbas cayeron en desuso y fueron abandonadas. Se las redescubrió recién a fines del siglo catorce. Fue una aventura caminar por esos túneles estrechos y húmedos, rodeados por los cubículos donde reposaban los cuerpos de aquellos primeros hermanos en la fe. Imagínense que son trece kilómetros de catacumbas. Pudimos ver allí una pintura de la Virgen con el Niño en brazos (primera foto arriba). Resulta que es la más antigua pintura de María que se conoce. Ojalá algún día ustedes también la puedan visitar.

Los trámites en Roma
En todas partes los trámites son un dolor de cabeza. Uno pensaría que en Europa la cosa es más rápida y eficiente que en Latinoamérica, pero nada que ver. Tengo más de un mes esperando que me salga el nombramiento de capellán del hogar de ancianos y nada de nada. Por último me dijeron que ya no vaya y que no llame, que ellos me van a llamar cuando esté listo. Ojalá no sea como el cuento del “Gallo Pelón”.

Despidiéndome de Gallinaro
En un informe anterior les puse al tanto de una de las parroquias en las que colaboro los fines de semana. Es quizás la que tiene una situación más complicada, por lo de los peregrinos y cierto fenómeno conocido como “El Niño Jesús de Gallinaro”. Si no lo recuerdan, échenle un ojo a los informes anteriores. En todo caso la noticia es que el obispo de la diócesis decidió darle un párroco definitivo, que se dedique sólo a ese pueblo. Prácticamente me han quitado un peso de encima y que peso. Aunque el padre Antonio está un poco triste, yo no podía disimular mi alegría. Bastantes dolores de cabeza me tuve que cargar para poner un poco de orden en la Iglesia. Lo interesante es que reconocieron las mejoras y esperamos que las conserven. Ya veremos que me depara el Señor, ahora que me ha quitado esta tarea.

La comunidad de los ecuatorianos
Ya sin Gallinaro de por medio, pude llegar más temprano a Roma y visitar a la comunidad de ecuatorianos que se reúne en la parroquia Santa María in Vía. Justamente este domingo despedían al padre Joselito, sacerdote de la diócesis de Ambato, que concluidos sus estudios en Derecho Canónico, regresa al país. Después de la Santa Misa pudimos compartir un sabroso arroz con pollo (no podía ser de otra manera, el plato de toda fiesta). El padre Geovanni Pazmiño, sacerdote dominico que estuvo de párroco en la iglesia de San Vicente en Guayaquil, nos deleitó entonando música nacional. Casi al final llegó Rosa Elena Gordillo, periodista de diario Expreso a quien había invitado a conocer la comunidad. Así que no se sorprendan si aparece algún reportaje de nuestras andanzas romanas.

Creo que ahora sí me he puesto al día en los informes. Pronto les podré compartir algunas noticias sobre deseos que se van haciendo realidad, pero paciencia que no hay que tumbar la fruta verde. No se olviden de rezar por las misiones, que este mes es un mes de gracias abundantes.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

lunes, 11 de octubre de 2010

De la tierra al Cielo XXX - Guerra a las Medias Tintas

Si partes de un lugar con dirección a otro y sólo caminas hasta la mitad del trayecto no has hecho algo inteligente. Ni llegaste a tu meta, ni te quedaste en el punto de partida. Es como estar en la nada. Lo sabio en ese momento sería seguir caminando, porque por muy desanimado o cansado que estés, volver te costará lo mismo que llegar a la meta. Así que lo más lógico frente a ese dilema, es seguir avanzando.

Este es un problema que se plantea a todo nivel. En el estudio, en el trabajo, en la amistad, en la familia y sobre todo en la religión. Quien no esté dispuesto a avanzar, se deja arrastrar por la corriente. Lastimosamente el mundo está lleno de mediocres que siembran y promueven el pesimismo. Quizás la frustración de ver su fracaso les hace obrar de esa manera o a lo mejor es que simplemente no saben que la vida no se trata de éxitos humanos, sino de ganarse el Cielo.

A los mediocres en la vida espiritual se les llama tibios. La tibieza espiritual es una de las más graves enfermedades del espíritu y lamentablemente está muy propagada. A veces nos parece que con que haya bastante gente en la Iglesia ya está todo ganado. No basta con estar, si ya diste ese paso, debes seguir caminando y no quedarte a mitad del camino. La verdad es que la santidad no es para medias tintas. Basta con leer algunas vidas de santos para caer en la cuenta. El verdadero amor, la caridad, te impulsa siempre a dar más de ti. Quien se conforma será siempre presa de la mediocridad, porque en la vida espiritual, el que no avanza retrocede. No hay como quedarse estático.

Hemos comenzado el mes de las misiones y no podemos desperdiciar la oportunidad. Por primera vez, sin embargo, voy a pedirte que no pienses en evangelizar a otros. Dicen que la caridad empieza por casa, así que hoy te invito a empezar contigo mismo. Hazle la guerra a las medias tintas. Revisa tu vida espiritual, tu vivencia de la fe, tu comunión eucarística, tu oración diaria. Sólo afinando el instrumento es que dará las notas correctas. Tiempla tus cuerdas para que puedas después ayudar a los demás a afinarse.

Ya basta de cristianos buenitos, de los que no hacen mal a nadie, ni bien a ninguno porque ni son santos ni están luchando para llegar a serlo. La guerra nos la tenemos que hacer a nosotros mismos, a nuestra conformidad, a nuestro egoísmo. Sólo así tendremos esperanzas de llegar a ser gratos a Dios, santos como Él quiere que seamos.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

Reflexionando el Evangelio - Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario

Queridos Hermanos:

Hoy el Evangelio nos recuerda que Jesús es una persona y que su Sagrado Corazón tiene sentimientos divinamente humanos. Lo podemos asegurar luego de ver cómo se lamenta al ver que sólo uno de los diez leprosos que sanó, regresó a darle gracias y a alabar a Dios por el bien recibido.

Si alguien no es capáz de agradecer el bien recibido da a pensar varias cosas. Puede ser que sea un soberbio que piensa que eso que ha recibido se lo merecía, que lo alcanzó por mérito propio y que por tanto no hay nada que agradecer. Puede darse el caso de que simplemente no piense que eso que ha recibido sea de mucho valor y por tanto no amerita agredecerse. Todavía una tercera posibilidad, quizás la que hace menos culpable, sería la de quien ni siquiera se ha dado cuenta del bien que recibe y por lo tanto sigue tan campante.

Cualquiera de las tres opciones no hace justicia al benefactor. Tantas veces recurrimos a Cristo en nuestras necesidades, como lo hicieron los diez leprosos. Al parecer sólo uno fue capaz de tratar a Cristo como persona. Los demás al parecer lo "instrumentalizaron", para ellos era sólo una cosa, algo que se usa y luego se abandona.

Jesús reclama esa injusticia. No quiere ser tratado como un objeto. Hoy nos da la oportunidad de reflexionar sobre cómo es nuestra relación con Él. ¿Será verdad que lo tratamos como un amigo, como nuestro maestro o nuestro hermano mayor?

Jesús en la Eucaristía está tan vivo como en aquel entonces. No basta con pensarlo, tenemos que creerlo. No es justo que sólo nos acordemos de Él cuando tenemos alguna urgencia. Él nos espera siempre en el Sagrario y no sólo para devolvernos la salud como a los diez leprosos, sino para darnos la salvación que sólo aquel samaritano pudo recibir, porque regresó a agradecer y a alabar a Dios. Si quieres el mismo premio, haz lo mismo que hizo él.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

domingo, 10 de octubre de 2010

¿Por què debemos orar ? I - De la carta de san Agustín, obispo, a Proba

¿Por qué en la oración nos preocupamos de tantas cosas y nos preguntamos cómo hemos de orar, temiendo que nuestras plegarias no procedan con rectitud, en lugar de limitarnos a decir con el salmo: Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo? En aquella morada, los días no consisten en el empezar y en el pasar uno después de otro ni el comienzo de un día significa el fin del anterior; todos los días se dan simultáneamente y ninguno se termina allí donde ni la vida ni sus días tienen fin.

Para que lográramos esta vida dichosa, la misma Vida verdadera y dichosa nos enseñó a orar; pero no quiso que lo hiciéramos con muchas palabras, como si nos escuchara mejor cuanto más locuaces nos mostráramos, pues, como el mismo Señor dijo, oramos a aquel que conoce nuestras necesidades aun antes de que se las expongamos.

Puede resultar extraño que nos exhorte a orar aquel que conoce nuestras necesidades antes de que se las expongamos, si no comprendemos que nuestro Dios y Señor no pretende que le descubramos nuestros deseos, pues él ciertamente no puede desconocerlos, sino que pretende que, por la oración, se acreciente nuestra capacidad de desear, para que así nos hagamos más capaces de recibir los dones que nos prepara. Sus dones, en efecto, son muy grandes y nuestra capacidad de recibir es pequeña e insignificante. Por eso, se nos dice: Dilatad vuestro corazón.

Cuanto más fielmente creemos, más firmemente esperamos y más ardientemente deseamos este don, más capaces somos de recibirlo; se trata de un don realmente inmenso, tanto, que ni el ojo vio, pues no se trata de un color; ni el oído oyó, pues no es ningún sonido; ni vino a la mente del hombre, ya que es la mente del hombre la que debe ir a aquel don para alcanzarlo.

Así pues, constantemente oramos por medio de la fe, de la esperanza y de la caridad, con un deseo ininterrumpido. Pero, además, en determinados días y horas, oramos a Dios también con palabras, para que, amonestándonos a nosotros mismos por medio de estos signos externos, vayamos tomando conciencia de cómo progresamos en nuestro deseo y, de este modo, nos animemos a proseguir en él. Porque, sin duda alguna, el efecto será tanto mayor, cuanto más intenso haya sido el afecto que lo hubiera precedido. Por tanto, aquello que nos dice el Apóstol: Orad sin cesar, ¿qué otra cosa puede significar sino que debemos desear incesantemente la vida dichosa, que es la vida eterna, la cual nos ha de venir del único que la puede dar?

Turisteando en Roma - Cincuentésimo Séptimo Informe Cesarial

Mis nunca bien ponderados ALA:
El tiempo corre veloz y las horas pasan volando. Los días transcurren sin mayor sobresalto en el departamento que compartimos Lucía, María y un servidor. La televisión, especialmente las series policíacas, con muchas balas y criminales, nos acompañan y entretienen. Pero esta temporada de vida casera se acerca a su fin ...

Comunicando la mudanza

Siendo ya muy cercano el día del retorno a clases y teniendo algunas cosas todavía por hacer, me pareció lo más correcto aprovechar el martes para regresar a mi colegio. No podía ser el lunes, porque había que recuperarse del estropeo del fin de semana. Eso sí , cuando comuniqué la noticia de la mudanza hubo algún remilgo de parte de María. Le pareció prematura la mudanza cuando todavía faltaba una semana para empezar las clases. Ciertamente ya nos habíamos acostumbrado a las largas sobremesas y a mirar juntos la televisión. Después de explicarle que tenía otros compromisos estuvo de acuerdo, siempre y cuando hiciéramos una cena junto al padre Roberto Amici, rector de mi casa y también amigo de María.

La mudanza en acción
Ya el martes, después de celebrar la Misa, comenzó el proceso de recoger las cosas y prepararse para marchar. En casa me esperaban mis cajitas y cartones llenos de papeles, libros y ropa de invierno. Además las herencias que el padre Homero y el padre José Manuel me habían adjuntado. Ahora, gracias a estos dos colegas benefactores cuento entre mis pertenencias: una impresora, un radio reloj despertador, parlantes para la compu, una lámpara de escritorio, una plancha (que no creo que usaré muy seguido) y una silla de oficina, que me ha vuelto muy cómodo el trabajo de escritor porque la anterior me hacía doler el sur. Así que ahora tengo un escritorio de lujo, con todos los chereches que se puedan desear.

De turismo con los compañeritos
Era justo que viviendo en una ciudad que siempre está repleta de turistas, nosotros también hiciéramos alguna vez ese papel. Con algunos compañeritos que ya aterrizaron por acá hace pocos días nos lanzamos a recorrer Roma. Aunque como de costumbre muchos se entusiasman con las ideas, los presentes fuimos pocos. Ildefonso (ahora ya convertido en compañero de aventuras), Álvaro y Rocío. Se podría decir que la cosa va mejorando, porque en la última excursión éramos tres. Nos decidimos por Piazza Venecia y sus alrededores. Visitamos algunas iglesias y sobre todo de un almuerzo tipo picnic el un parque cerca del Coliseo. No me pidan más detalles, porque de historiador tengo demasiado poco. Lo cierto es que caminamos todo el día. Yo regresé a casa a pegarme una ducha, cenar y correr a la iglesia de Santa Inés, donde disfruté de un magnífico concierto de música sacra. Un coro norteamericano, que por la mañana había cantado frente al Papa en la audiencia general, ahora nos deleitaba a nosotros. En resúmen puedo decir que le saqué el jugo al día.

Un almuerzo con las Misioneras
Para el jueves estaba planificado un almuerzo con las Misioneras Eucarísticas. A pesar de las advertencias de María, que se preocupaba porque no quería que yo coma mucho puesto que en la noche sería la cena en su casa, decidí comprar unas deliciosas lazañas y convidar a las hermanas. Creo que las disfrutaron tanto como yo, porque los comentarios fueron positivos. La madre se lució con el plato principal, aunque creo que interpretó la presencia de la lazaña como algún tipo de desconfianza en su capacidad culinaria. Siento decirles que en ésta ocasión, la sobremesa no duró a largo, pues siendo día regular y no festivo, cada quien tenía tareas que cumplir. El único todavía de vacaciones era yo.

María de los Milagros
Después de la partida de la hermana María Sagrario a España, ha llegado una nueva misionera al Nazaret de Roma. María de los Milagros es una joven religiosa argentina que seguramente apoyará aún más la tarea de darle y buscarle compañía a Jesús Sacramentado, en estas tierras italianas.

Cenando con María, Roberto e Ildefonso
Para la cena tuvimos dos eminentes invitados. El padre Roberto y mi compañero el padre Ildefonso. María se lució en la cocina. Había preparado pasta a la matrichiana y de plato principal pollo en salsa. La sobremesa estuvo muy interesante, nos detuvimos especialmente en la vivencia del culto eucarístico. Comparar cómo se vive en México, en Ecuador y en Italia, la misma fe en el Sacramento, pero con expresiones e intensidad diversas. Regresamos un poco tarde y como premio me pesqué un resfrío.

Se hizo agua el paseo en bicicleta
Para el viernes también habían planes. Una tarde de bicicleta en Picinisco y con mi amigo Daniel. Lamentablemente entre sus deberes, pues por acá muchos tienen clases también los sábados en el colegio, y mi refriado, la idea no se pudo hacer realidad. Ya me veía yo pedaleando en esas lomas ( o aterrizando con mi dentadura en alguna quebrada ).

Listo para el nuevo año lectivo
Menos mal que tengo mis reservas de vitamina C y de mebocaína, sino la batalla contra el refrío la hubiese perdido. Gracias a Dios no se complicó el cuadro y estuve listo para comenzar el nuevo año lectivo. ¿Qué aventuras y anécdotas nos deparará este nuevo período? Sólo el tiempo lo dirá y los informes lo contarán, aunque les recuerde que no todo se cuenta … así que no se pierdan la próxima entrega.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

lunes, 4 de octubre de 2010

De la tierra al Cielo XXIX - Justicia Divina

Cuando, así como hoy, celebramos en la Iglesia la memoria de un gran santo, mientras veo frente a mi este pequeño grupo de fieles ancianos y de religiosas, me viene un pensamiento insistente. Celebrando a los grandes santos, quienes hicieron cosas magníficas en servicio de la Iglesia, quienes vivieron la caridad en grado heróico y se robaron no sólo el corazón de Dios, sinó también el de los hombres, podríamos pensar que sólo quien es capáz de tan grandes hazañas puede ser premiado por Dios.

Me sucede, por ejemplo, cuando me siento a charlar con una mujer anciana que vive conciente de que su vida está cercana a su fin. Ver en ella las marcas de una vida que se ha desgastado en servir a su esposo y a sus hijos. Comprobar a través de sus palabras cómo pudo asumir las pruebas y dificultades que le tocó vivir, sin descuidar su vida de fe en su relación cotidiana con Dios. Descubrir como aún ahora con todas las molestias que le procura su enfermedad y la soledad en la que vive, no deja de agradecer a Dios cada bien que de su mano recibe, me hace pensar en la justicia divina.

Casi siempre cuando escuchamos el término “justicia divina” nos viene la idea de un Dios juez, una imagen que a lo mejor se remonta a nuestra niñez, cuando nuestros padres nos recomendaban que nos portásemos bien porque sinó Dios nos iba a castigar. Quizás por eso al pensar en la justicia de Dios nos quedamos sólo con la idea del castigo o de la penitencia que acarrean nuestros pecados.

Creo que debemos comprender mejor lo que significa la justicia divina. Primero recordemos que justicia es dar a cada quien lo que le corresponde. Dios es perfecto y por tanto su justicia es perfecta. Cierto es que la Iglesia canoniza a los más insignes hombres y mujeres , pero no significa que no existan millones de hermanos y hermanas nuestros que viven en fidelidad cotidiana a Cristo. Para ellos también ha preparado el Señor una corona, para ellos también está reservada una morada en el Reino de los Cielos.

Al final de nuestra vida terrena nos espera un encuentro con el Sumo Justo Juez. El nos dará lo que hayan merecido nuestras obras. Cuando pensamos en la justicia divina no nos quedemos sólo en la parte negativa, recordemos que así como habrá castigo para quien vivió apartado de la ley de Dios, habrá también un premio para los que vivieron haciendo Su Voluntad. Basta con cumplir cada día con nuestro deber y hacerlo con todo el amor que tenemos por Dios. Bien decía la beata madre Teresa de Calcuta “Amar no es hacer cosas extraordinarias, sino hacer las cosas ordinarias con extraordinario amor”.

Hagamos lo que sea que Dios nos pida, sea ordinario o extraordinario, mientras sea lo que dicta Su Voluntad, nos vendrá premiado pues podremos verlo cara a cara y gozar de su compañia por toda la eternidad.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

Extraordinaria voz la de esta jovencita !!!

La fiesta de Santa Justa - Cincuentésimo Sexto Informe Cesarial

Mis fraternos ALA :

Cumpliendo con el propósito les cuento lo que todavía guardo en mi disco duro cerebral, que siempre se olvida detalles sino los escribe pronto. El informe de la semana pasada tiene como tema central la parroquia en la montaña, porque en realidad los demás días no tuvieron casi nada de especial. Eso sí y lo digo sin quejarme, han sido días como para ver televisión, comer helados y charlar con María y Lucía. Digamos que me sirvieron para decansar, orar más y sobre todo para avanzar en la escritura de los Estatutos de los Misioneros Eucarísticos. Por lo demás, del lunes al viernes, no hubo nada extraordinario.

Bienvenido Otoño
Se deja ya sentir la llegada de la nueva estación. Ya algunos árboles han perdido su verdor veraniego y se van poniendo amarillos. No se puede dormir con la ventana abierta y sin cobijarse, aunque sea un poco. A la mañana para ir a celebrar la Misa ya me toca ponerme saco, sino el frío me tiene a las carreras. Además hay bastantito viento. Lo más imortante es que ya empiezan a vender más chocolate. No sé a quién se le ocurrió que en tiempo cálido, no se come chocolate. Lo único bueno de esa mala costumbre es que cuando empieza la primavera los ponen en oferta y ahí es que yo aprovecho para comprar reservas. Quien no aprecia el chocolate, no me sabrá comprender. En todo caso el otoño ya se deja sentir, seguro que pronto llegarán los estorninos con su ruidosa presencia y sus danzas el el cielo.

Los italianos y la restauración
La verdad es que Roma es una ciudad muy vieja, antigua dicen. Los arquitectos han hecho, desde siempre, una gran obra. Pero creo que quienes se llevan la medalla al mérito son los restauradores. El arquitecto trabajó una vez, construyó su proyecto y se fue. Pero para que éstos monumentos y edificios duren y se conserven en buen estado, han sido los restauradores los que han sudado la gota gorda. Los italiano y creo en especial los romanos, son especialistas en recuperar monumentos y edificaciones que parecerían irrecuperables. Es de admirar la paciencia y la laboriosidad que tienen que invertir para lograr sacar de las ruinas, un lugar habitable o una obra de arte. Una cosa es que se los cuente y otra que lo vean ustedes mismos. Y para palparlo habría que vivir en Roma, porque para restaurar un edificio, por ejemplo, se toman meses, y hasta años. Seguro que sería más rápido derrumbarlo y hacer uno nuevo, pero ya no tendría el mismo valor.

Restaurar Canneto
Si bien es cierto que el santuario de Canneto fue construido allá por el siglo séptimo, la edificación actual es moderna. Todo menos la fachada, que se conserva como en la antiguedad. Y nuestro querido párroco decidió que era hora de darle unos retoques. Así que ahora estamos impedidos de ingresar por la puerta principal, pues los andamios la obstaculizan. Seguro que terminarán a principios de octubre, pues sólo había que cogerle las fallas y entónces le haré unas fotos para que vean como quedó.

El valle aún en verano
Uno de los panoramas más bonitos de por acá es el del valle de Canneto. Ahora todavía en pleno verdor, pero es un espectáculo ver cómo, con la llegada del frío otoñal, las hojas van cambiando de color. Incluso el pequeño lago que tiene al centro y que ahora está seco, se llena de agua y vida con las lluvias de esta estación. Les dejo la foto actual y les iré mostrando cómo cambia este valle con el pasar de las estaciones.

Regresó Santa Justa
Todos los sábados celebro la Misa en Santa Justa, comunidad de La Antica, parroquia de Picinisco. El párroco dice que ya prácticamente soy allí el capellán. Resulta que a la imagen de la patrona la llevaron hace como un año a restaurar. La antigua imagen estaba en peligro debido a la humedad producida por una grieta. Por acá no es que si se rompe algo en una iglesia se puede contratar a cualquiera, puesto que todo es patrimonio cultural. Así que mientras se movía la burocracia (lenta como en Ecuador) la humedad hacía presa de Santa Justa. Para cuando llegaron los restauradores a arreglar lo de la grieta, la pobre imagen estaba humeda y en peligro de arruinarse. Ventajosamente lograron salvarla y restaurarla. El sábado pasado fue el día escogido para ponerla de nuevo en su nicho. Lógicamente el evento tendría que acompañarse de una fiesta.

Somos pocos pero comemos mucho ...
Al terminar la Misa y con la ayuda de cinco de los varones presentes, se pudo de nuevo en su puesto a la patrona, mientras todos cantaban a un himno para ensalzarla. Y luego, como era de esperarse, de la Misa a la mesa. Nos acomodamos donde pudimos, fuera de l templo por supuesto, y mientras se avivava la charla, algunas preparaban la pasta. Primera vez que comí pasta con fréjol. Una mezcla un poco extraña, pero según me explicaron, tradicional de esta zona. Y cuando ya me había despachado el segundo plato, repartiron unos tremendos sánduches de mortadela. Ahí les pongo la foto de una feligresita que demuestra cómo el pan era tan grande como su cara y aún así se lo despachó todo.

Sin Sagrario no se puede !!!
Con respecto a esta capilla sólo tengo una cosa que lamentar. Por la misma razón que se llevaron a Santa Justa, también hubo que llevarse a Jesús Sacramentado. La humedad que también llegó al Sagrario, impide su presencia. El problema es que aún no llega la autorización para restaurar el tabernáculo, así que tenemos a Santa Justa, pero no a Jesús Eucaristía. Tengo una idea, simple per que nos podría solucionar el problema mientras llega la autorización. El tema es que hay que ver si lo autoriza el párroco. Me encomiendo a sus oraciones para que se logre la solución, porque una comunidad sin Jesús Sacramentado no avanza nada en su vida de piedad.

Se ordena Andrés
Nuestro queridísimo Andrés Ulloa será ordenado diácono el 20 de noviembre, junto a seis compañeros. Es motivo de grande alegría porque aumentará así el número de los servidores del altar y porque siempre es maravilloso ver como un amigo se convierte también en compañero dentro de este ministerio excelso. Bien por tí y por todos los que con valentía deciden decir sí a la llamada del Señor.

Me despido con todo el afecto y el compromiso de seguir rezando por ustedes. Espero que ustedes lo hagan por mi también. Dios los llene de bendiciones y gracias.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

domingo, 3 de octubre de 2010

Reflexionando el Evangelio - Domingo XXVII del Tiempo Ordinario

Queridos Hermanos:

El pasaje de hoy comienza hablandonos de la fe. Son los apóstoles quienes le piden al Señor que les aumente esta virtud, tan esencial para poder relacionarnos con Dios, señal de que eran ya concientes de su importancia. Pero Jesús aparentemente se aleja del tema, porque usa como ejemplo la relación entre patrono y obrero, o más bien entre un amo y su siervo.

Si preguntamos a cualquiera de nuestros hermanos en la fe en que consiste esta virtud, nos dirán que en creer y confiar en Dios. Y vemos entónces a tantos que, como consecuencia de esta idea de fe resumen su relación con Dios a una serie de actos de piedad que tienen como objetivo "convencer" a Dios para que haga nuestra voluntad, para que nos cumpla los "caprichos". Así es como tendremos que escuchar muchas veces decir que van a Misa porque tienen una necesidad o alguna enfermedad, rezan para que Dios les ayude o les solucione algún problema y así, en consecuencia, una religión por interés.

Que distintos son los ejemplos que nos han dejado los santos, comenzando por María que se reconoce la "Esclava del Señor". Sus actos de piedad, su religión eran una constante acción de gracias a Dios por sus beneficios, especialmente la salvación. El único objetivo que perseguían era hacer la voluntad de Dios y si se pedía algo era precisamente la fuerza para cumplirla según su plan.

Por eso el Beato Manuel González enseñaba que la verdadera fe, la "fe viva" siempre va acompañada de la virtud de la piedad. Esa virtud nos enseña a tratar a Dios como Creador, como el Todopoderoso a quien le debemos todo y por tanto le damos culto y le servimos.

Si Jesús nos ha revelado que Dios es bondad, es amor, es misericordia, no ha sido para que busquemos sacarle provecho, sino más bien para que pudieramos amarlo con mayor facilidad. Ha sido el mismo Cristo quien hoy nos ha recordado que somos "siervos inútiles". Nuestra actitud frente a Dios debe ser la de servidores, porque Él es el Creador y nosotros somos sus creaturas.

Siempre que pidamos cosas espirituales, el Señor nos las concederá. Pidamosle hoy, así como los apóstoles, una fe viva, una profunda piedad, para que cada momento de nuestra vida sea consagrado a El. Entónces sabremos que estamos caminando según la voluntad de Dios, porque seremos siervos por amor.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes

Conociendo más del "Papamoscas" ...

viernes, 1 de octubre de 2010

Visita de los seminaristas misioneros - Cincuentésimo Quinto Informe Cesarial

Mis amadísimos ALA :

Sé que voy con una semana de retraso en mis informes y no crean que estoy conforme. La verdad es que se hace más difícil recordar detalles de eventos que acontecieron hace quince días. Me propongo en esta semana ponerme al día e incluso escribir un informe extra, sobre algunas mujeres de mi vida (suspenso). Por ahora me limitaré a contarles lo sucedido la semana antepasada.

Reunión del clero de Roma.
Como resulta que ahora soy parte del clero de Roma (aunque el nombramiento aún no sale) fui invitado a participar de la reunión con la que se da inicio al año pastoral de esta diócesis. Se realizó en la basílica de San Juan de Letrán, madre de todas las iglesias y catedral de Roma (poruqe no es San Pedro, como algunos piensan). La presidió el Cardenal Vicario de Su Santidad y nos dió una charla que me dejó bastante sorprendido. Eramos como unos 500, parece mucho pero en realidad es poco. Si tomamos en consideración que en Guayaquil normalmente nos reunimos más de 200. Además dicen que en esta ciudad viven más de 6000 sacerdotes estudiantes. Así que me pareció que deberíamos haber sido mucho más numerosos. En todo caso, en la silla de cada uno reposaban ya un montón de papeles y entre ellos las copias del discurso que pronunciaría el cardenal. Nada menos que 13 hojas (y yo que pensaba que escribía demasiado). Le tomó hora y media su exposición, pero hay que reconocer que estuvo muy claro y a mi parecer, bastante ligado a la realidad pastoral.

La Eucaristía como centro de la Pastoral y de la vida sacerdotal
Si hubiese que resumir el discurso sería así precisamente. Nos dejó muy en claro que todo fluye y confluye de y hacia Jesús Sacramentado. Y luego nos fue dando "tips" para lograr que en cada comunidad se viviese este espíritu eucarístico. Lo que me sorprendió fue que rogara a los párrocos que se hiciera adoración eucarística en las parroquias, aunque sea una vez al mes. Digo que me sorprendió porque me parece lo más común que en cada parroquia se haga adoración todos los jueves y aún más en esta ciudad. Pero resulta que no es así. En muchísimas parroquias no se adora a Jesús Eucaristía ni siquiera una vez al mes. El mismo cardenal, cuando se refirió a la escasez de vocaciones al sacerdocio (apenas 20 seminaristas en toda la diócesis) dijo que la única manera de que la juventud valore el llamado al sacerdocio, es que comprendan el valor de la Eucaristía. Creo que a todos los que estábamos presentes nos impulsó a reforzar nuestra vida de piedad y a hacerla más eucarística, de manera que también podamos eucaristizar nuestras comunidades.

Los mismos colegas ...
Luego nos dieron un tiempo para que quienes quisieran tomar la palabra lo pudiesen hacer. Yo la verdad me eché a reir, pues se ve y se nota que estamos cortados por la misma tijera. Al igual que en nuestras reuniones de Guayaquil, hubo el típico impertinente que le dijo al cardenal que lo que había dicho era muy bonito, pero que la realidad era otra. El típico pesimista, que dijo que no valía la pena volver a intentarlo porque ya no había nada que hacer. El típico ejemplar que nos contó como en su parroquia se hace adoración perpetua. Y así, cambiando de cara, eran los mismos que se hacen sentir también en Guayaquil. Fue muy divertido.

Una ventaja con el Papa
El ser parte del clero de Roma me da una ventaja interesante. Te llegan invitaciones a retiros, charlas y seminarios. Además es más fácil conseguir entradas para las audiencias y seguro estaré en la que se hace después de semana santa, donde pude saludar a Su Santidad, claro que ya no será de colado, sino con invitación.

Almorzando con Edwin
Después de la reunión del clero, debía encontrarme con mi querido Edwin Patín, seminarista de Guayaquil. Nos reunimos para almorzar y así ponernos al día de nuestras aventuras vacacionales. Resultó ser un almuerzo delicioso, pero sobre todo ameno, porque había mucho que compartir. Pronto comenzaremos nuestras reuniones semanales y así podremos compartir con más frecuencia.

Los seminaristas neocatecumenales
Como ya les había contado, mi anfitriona tiene como apostolado la acogida de sacerdotes y seminaristas. Casi todos pertenecientes al Camino Neocatecumenal. Y en esos días nos tocó recibir a media docena de aspirantes al seminario, todos procedentes de Argentina. Cierto es que no todos de la misma ciudad. Había de todo como en botica: de la Patagonia, Jujuy, Santa Fe y también de Buenos Aires. Llegaron para participar de un encuentro que se realiza una vez al año en Roma. Todos los vocacionados del movimiento llegan a esta convivencia y al final, si siguen dispuestos a entrar al seminario, se les indica a que país están destinados. Sucede así porque el movimiento tiene seminarios en muchas partes del mundo. A estos argentinos los enviaron a : Francia, Zambia, España, Perú y Portugal. Luego del encuentro volvieron a su casa para preparar los documentos, todos menos el que fue enviado al Africa, que debía quedarse un tiempo más por acá. Esperemos que perseveren y que sean santos misioneros. La verdad es que me parece admirable la entrega y el valor de estos jovencitos y la fecundidad de este moviemiento, pues los que se reunieron por acá fueron varios cientos. Parte de la primavera de la Iglesia.

Una sonrisa al sacerdote
Me sucedió algo que quisiera compartir con ustedes. Resulta que acompañé a tres de éstos seminaristas a comprar al mercado. Como no conozco bien el sector nos tocó preguntar varias veces. Lógico que yo siempre me dirigía a las señoras que veía con el carrito de las compras. Pero una de ellas me llamó fuertemente la atención. Todas al verme con traje de padrecito, me sonreían y eran muy amables, pero hubo una que me miró de manera especial. Fue una de esas miradas que sin palabras te dicen muchísimo. Y su sonrisa era la de una madre cariñosa. Recordé en ese momento al Beato Manuel cuando habla del apostolado de la sonrisa. La mirada y la sonrisa de esa señora me dijeron muchas cosas sobre su fe, sobre su aprecio por el sacerdocio, en fin, sobre su amor a Cristo. Ojalá también nosotros lleguemos a ser capaces de transmitir tanto en un detalle tan simple.

Nació Milena
Me despido compartiéndoles una noticia fresquísima. Me acaba de llegar un mail dándome a saber que ha nacido mi nueva sobrina: Milena Isabel. Ella es la cuarta hija de María Gabriela y Peter. Desde acá los abrazo y los bendigo.

Me despido, aunque no hasta la próxima semana, puesto que hay que ponerse al día en los informes. Espero pronto poderles presentar el siguiente.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes