"Que no haya nada en tí que no sea lo que de tí se espera" (San Juan María Vianney)

jueves, 7 de enero de 2016

¿Por qué proliferan los "videntes"? - Sin Pelos en la Lengua



"Vidente" conocido como Fray Josué

Para quienes tenemos toda una vida caminando en la Iglesia ya no es novedad escuchar con cierta frecuencia del surgimiento de un nuevo “vidente”. Para otros en cambio la cosa es bastante novedosa y atractiva, porque todo lo que tenga que ver con comunicarse con el más allá resulta intrigante.

Yo tengo la posibilidad de decir que desde mis 17 años de edad he tenido mucho que ver con hombres y mujeres que aseguraban recibir mensajes directos de la Virgen María, de Jesús o de algún Santo. Algunos además afirman que ven a los seres celestiales con frecuencia, incluso en ciertos lugares específicos como una cascada, un árbol de sauce, una pared mohosa, una piedra, etc.


Lo triste de esta situación es que la mayoría terminan siendo embaucadores, algunos de mala fe y otros simplemente víctimas de sus propios delirios o de algún tipo de enfermedad mental. Y más triste aún es ser testigo de cuánta gente cae en la trampa y se vuelven fieles creyentes del supuesto intermediario, algunos hasta el extremos del fanatismo.

En fin, el tema de la reflexión es tratar de deducir el por qué tanta gente es presa fácil de los mal llamados “videntes”. Tengo una teoría y es que las razones son dos:

-        *  El grande y sincero deseo de escuchar la voz de Dios, de tener un mensaje directo, personal y específico de parte de Dios para mí. De eso se aprovechan los “videntes” y van ofreciendo el servicio de interlocutor, casi como un médium o espiritista católico.
-        *  El analfabetismo religioso que termina convirtiéndose en una ingenuidad infantil cuando de lo espiritual se trata, lo que unido a la culpa de muchos que han vivido alejados de Dios, les hace crédulos y fáciles de manipular.
El "vidente" cuando no está en el personaje. Se llama Víctor Villacís.

¿Qué hacer frente a la problemática?

Creo que la clave está en evangelizar con tesón y catequizar con empeño, de manera que las nuevas generaciones tengan una fe más concreta y menos dependiente de cosas raras. Quien conoce a Dios sabe que no necesita mensajes personales, sino que a través de las Sagradas Escrituras y la oración, encontrará las respuestas que necesite. Sabrá que la fe es creer y confiar en quien no se puede palpar con los sentidos.

Basta de buscar cosas extraordinarias y alegrémonos de la religión perfecta que Jesús nos dejó. No hay nada más que nos haga falta, sólo basta con nuestra fe y su gracia.

Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos... ustedes

2 comentarios:

  1. a pasado un año y siguen sin resolver nada, porque se demoran tanto

    ResponderEliminar
  2. a pasado 1 año de esta traición,nadie a hecho nada, se sigue dando mensajes, se sigue la gente reuniendo

    ResponderEliminar